Estoy leyendo  BOLD  de Peter Diamandis  y me está gustando mucho, mas la primera parte que la segunda.

Me está haciendo pensar mucho sobre el trabajo que hacemos en  ASPgems y el valor que aportamos, en un tiempo en el que estamos viviendo cambios exponenciales derivados de la digitaliazción de la sociedad. Como empresa de desarrollo de software somos actores e impulsores de este cambio. Pero también lo sufrimos.

En el año 1987 el sueldo de un “casi” licenciado en informática (sin la carrera terminada y sin experiencia laboral  ) era de 2.500.000 Pts, es decir, 15,025,30 €. Hoy es posible contratar licenciados en informática con la carrera acabada por el mismo salario, o incluso menos. Calculando la inflación desde entonces ese sueldo hoy debería ser 37.832 €, si se hubiera mantenido el valor percibido por el mercado del trabajo hecho por ese casi licenciado en 1987.  

Podríamos pensar que lo que ha pasado es que la oferta de informáticos ha crecido mucho y por tanto y de acuerdo con las leyes de la oferta y la demanda, al haber aumentado la oferta debería bajar el precio, pero claramente eso no es así. La demanda de TIC no hace mas que aumentar, cada vez mas negocios necesitan profesionales TIC, y hay una cierta sensación en el mercado de que es difícil encontrar talento. Hay muchos estudios que explican que nos faltan 900.000 profesionales TIC , y hasta la UE tiene una iniciativa llamada “Grand Coalition for Digital Jobs“.

¿Cómo se explica entonces que aumentando la demanda de profesionales y habiendo escasez de ellos se produzca esta caida de precio? 

Yo creo que lo que estamos sufriendo es una banalización del trabajo TIC, por varias razones:

  1. Hoy no hace falta ser un profesional TIC para montar un plataforma ecommerce, o instalar un CRM, o montar un blog, siempre y cuando el e-commerce, el CRM o el blog sean “negros” (Henry Ford decía aquello de “el cliente puede pedir el coche del color que quiera, siempre que sea negro).
  2. Hoy las TIC empiezan a ser (y está bien que sea así) parte del curriculum del sistema educativo.
  3. Esta “popularización” de las TIC viene acompañada de un desconocimiento de las TIC mucho mas profundo de lo que parece. Es como si pensaramos que por poder encender la luz en mi habitación soy capaz de montar una central electrica.
  4. La ignorancia es muy atrevida y a veces se hacen preguntas como: “Oye perdona: ¿debo usar redis o Ruby?”. Sin saber la diferencia entre  una base de datos y un lenguaje de programación. Hace que muchos compradores de TIC no distingan y no tengan experiencia ni formación para distinguir o apreciar el trabajo de un profesional TIC.

Y el problema es que mientras el mercado no cambie la percepción y le de al trabajo TIC la relevancia que tiene lo que estamos haciendo es poner en riesgo la innovación y el futuro de nuestras empresas y proyectos.

La deuda técnica crece en los proyectos, en algunos de manera brutal y muchas veces en nuestros proyectos de rescate la única opción que le queda al cliente es tirarlo todo y empezar de nuevo para disguto e indignación del responsable de la empresa que, por supuesto, nunca reconocerá que el problema fue haber contratado a un CTO Jr. ( es decir barato 🙁 ), o muchas otras cosas que hacen que la deuda téncia haga insostenible el proyecto y también la empresa.

Yo creo que si que faltan profesionales TIC, pero profesionales, no alguien que en un rato ha aprendido a programar. Los mejores profesionales se forman con muchas horas de trabajo y dedicación. Se puede aprender a programar en poco tiempo, y los niños hoy lo hacen, pero eso no te convierte en un profesional TIC. 

Si queremos mejorar la competencia digital de nuestra sociedad y nuestras empresas, quizás deberíamos empezar por cambiar nuestra percepción de valor sobre el trabajo de los profesionales TIC. Y también, porque no decirlo, de las empresas de servicios de desarrollo como nosotros, pero eso seguro que necesita otro post.