Blog

¿Cómo funciona Google? No buscamos lo mismo.

20/07/2014

Últimamente leo muchos comentarios sobre el modo en el que Google trata a sus usuarios. La mayoría de esos comentarios (críticas más o menos duras) relacionados con la privacidad y la protección de datos, así como la gestión o intervención de mafias, empresas o gobiernos varios en sus resultados y anuncios.

Una cosa está clara: Google mueve mucha pasta, y los primeros resultados de según que búsquedas valen mucho dinero. Y cuando hay alguien que gana dinero siempre hay otro que lo pierde, o que al menos deja de ganarlo.

Google se ha encontrado con una corriente de usuarios que de forma legítima piden privacidad en sus actuaciones en la red. Digámoslo de otro modo, no les mola nada que haya empresas que utilicen su comportamiento para ganar pasta. O para ganar más pasta. O simplemente porque no les mola nada que les sigan el rastro. No solo en lo que al buscador se refiere sino también en redes sociales y navegación web en general. Debido a esta corriente, han nacido alternativas que van desde la navegación privada (incorporada ya en la mayoría de los navegadores) hasta la red Tor, pasando por buscadores no basados en rastreo como DuckDuckGo.

¿Cómo funciona Google (o como quiere funcionar)?

Google siempre ha querido funcionar como una gran biblioteca. Y su funcionamiento cada vez es más al de ese librero que te ayuda en tu búsqueda. 

Hace ya unos años, cuando el pagerank era mainstream, Google basaba sus resultados entre otras cosas en el  número de enlaces que había hacia tu página web (y la importancia de esos enlaces). Para determinar la importancia de esos enlaces inventó el pagerank: un número que determinaba como de relevante era tu página web. Un número que se daba automáticamente mediante un algoritmo y, en teoría, de forma neutra. También, lógicamente, incluían una serie de factores que a Google le ayudaban a decidir de qué hablaba tu página web o tu artículo: etiquetado HTML, etiquetas META, y mogollón de factores estudiados hasta límites insospechados. Así, si querías encontrar la receta de las Migas Extremeñas, está bien que en el portal ponga de manera clara que es una web de cocina, que tienes recetas de comidas y que esa receta es de Migas etremeñas. Es decir, la misma página era igual de importante para todo el mundo.

Pero google no quiere, ni ha querido nunca, mostrar los resultados más importantes en cada búsqueda. La folosofía de Google siempre es y ha sido mostrar los resultados que tú quieres encontrar, los más importantes para ti. Por ello empezó a añadir elementos de distinción entre usuarios como por ejemplo la ubicación. Yo, como extremeño que soy, si busco «Noticias de Trujillo», me estoy refiriendo muy claramente a las noticias de una preciosa ciudad que tenemos en Extremadura, llamada Trujillo, lugar de nacimiento de Francisco Pizarro. Y no a una de las 5 Trujillos repartidas por Latinoamérica fundadas por este conquistador de culo inquieto. Como Google entendió que eso era no solo obvio sino importante, decidió que Noticias de Trujillo para mi, no era lo mismo que Noticias de Trujillo para un hondureño, que no buscamos lo mismo.

Además de la localización, poco a poco está añadiendo otros elementos diferenciadores. Dependiendo de quién seas, donde vivas, tu profesión, búsquedas que hayas hecho anteriormente o tus amigos en google+; intenta mostrarte los resultados que él cree que son mejores para ti. De esta forma, si eres amigo de Menganito y ha escrito un artículo sobre «Lo que mola de Extremadura», y resulta que buscas en Google «Lo que mola de Extremadura»  y casualmente Google sabe que ese artículo es de Menganito, que es amigo tuyo, pues lo sacará antes en los resultados porque él cree que te va a interesar más. Porque a mi me interesa más un artículo de un amigo mío que uno de otra persona. 

No voy a detallar por qué y cómo Google sabe de tí una barbaridad de información. Primero porque no lo sé del todo (ni tengo tiempo/ganas de investigarlo) y segundo porque no el objetivo de este artículo. 

El entorno influye siempre

Hay gente a la que no le gusta que utilicen su entorno para afinar los resultados de búsqueda (o los anuncios, que otro día hablaré de ellos) pero sin embargo desde mi punto de vista es el camino correcto. Y es el camino correcto porque es el más cercano a una experiencia de búsqueda real en cualquier sitio (fuera de la red) en el que influye el entorno además de otros miles de factores que Google aún no es capaz de controlar (Ups. ¿he dicho aún?).

Cuando frecuentas una biblioteca como hacía yo en mis tiempos de crío; el bibliotecario, la bibliotecaria en mi caso que se llamaba Nacha y que en paz descanse, te aconsejaba en tu búsqueda y, a raíz de cuatro o cinco palabras, te decía por dónde podías empezar. Nacha era mi Google. Yo era un crío de 10 años y solía buscar reseñas de autores para mi clase de Lengua y Literatura. Como lo hacía a menudo (una vez por semana más o menos), era super sencillo conseguir la reseña adecuada a raíz de las que anteriormente me habían servido para sacar buena nota. Claras, cortitas y con un lenguaje sencillo aportando alguna anécdota curiosa del autor. Ella, como humana que era, tomaba sus decisiones teniendo en cuenta el entorno y me aconsejaba un libro acorde a mi edad, a mi necesidad, mis experiencias pasadas y mis gustos. Posiblemente, si algún estudiante de Universidad hubiese hecho la misma pregunta, esta señora le hubiese aconsejado un libro diferente.

Cuestión de gustos

Qué valoras más, ¿a aquel pastelero que a todos sus clientes les recomienda el mismo pastel? ¿o al que, sabiendo los que has comido antes, te recomienda uno que cree que te va a gustar?

Creo que Google está tomando un camino muy claro y no es un camino malo, simplemente es el camino que ha decidido. Hace lo mismo con sus anuncios, igual que Facebook o Twitter. Spotify o Grooveshark también usan sistemas de recomendación basada en experiencias. Y Amazon desde hace tiempo. El remarketing está a la orden del día. Cambian su contenido dependiendo del usuario que los está visitando, del contexto y del pasado. Te puede gustar más o menos, pero es el camino al que se dirige Internet y cada día más y más rápido. Y personalmente, es el camino correcto.

 

¡Un saludo!

 

 

 

También te puede gustar…

Caso de éxito: Fronda

Caso de éxito: Fronda

Fronda, es una cadena de centros de jardinería que cuenta con una tienda online que opera por toda España con la que hemos colaborado.

ASPgems icon
C/ Sextante, 9
28023 Madrid,
España

Hablemos.

A %d blogueros les gusta esto: