El blog de ASPgems

Siguiendo el día a día de ASPgems

La libertad y el usuario. Las 4 libertades esenciales del software libre según Richard Stallman

Richard Stallman, gurú de la informática y genuino impulsor del software libre, pasó por Madrid hace unos días y dio una conferencia en la que habló sobre la libertad y el usuario. Aquí os dejo un resumen libre, basado sobre todo en la primera parte de la conferencia. Es un poco largo, pero creo que merece la pena. Esta es la controvertida visión de Stallman:
Sobre Richard Stallman. “En el año 83 lancé el movimiento de software libre. El objetivo era, primeramente, desarrollar un sistema operativo libre para que fuese posible usar una computadora en libertad. Este sistema se llamó GNU. Comencé su desarrollo en enero del 84. En el año 92 faltaba un componente importante, el kernel. Otro programador [Linus Torvalds] liberó un kernel que se llamaba Linux. La combinación del sistema completo GNU y el kernel Linux era un sistema completo y libre. Desde entonces es posible (más o menos) comprar un PC y usarlo en libertad, siempre que uses una versión netamente libre GNU Linux, y no instales otros programas privativos.”
Premisa. El software libre es aquel que respeta la libertad del usuario, en contraposición al software privativo, que sume a los usuarios en una situación de inhibición e impotencia. Inhibición porque los usuarios tienen prohibido compartirlo con los demás, e impotencia porque no poseen el código fuente y, por tanto, no pueden cambiar el programa ni saber qué es lo que el programa verdaderamente está haciendo. Según Stallman, un programa de software es libre si proporciona al usuario las 4 libertades esenciales: LIBERTAD 0. La libertad de ejecutar el programa como quieras. LIBERTAD 1. La libertad de estudiar el código fuente del programa y cambiarlo para que haga lo que tú quieres que haga. LIBERTAD 2. La libertad de ayudar a tu prójimo: es decir, la libertad de distribuir copias del programa a los demás cuando quieras. LIBERTAD 3. La libertad de contribuir a tu comunidad, es decir: la libertad de distribuir copias de tus versiones cambiadas cuando quieras. GNU oficial Con estas 4 libertades, el programa es software libre. Sus usuarios son libres y el sistema social de su distribución y uso es un sistema ético que respeta la libertad del usuario y la solidaridad social de la comunidad. Si una de estas libertades falta o es insuficiente, el programa se convierte en software privativo, porque el sistema social de su distribución y su uso no es ético. Un programa privativo no es una contribución a la humanidad, sino un ataque. Es un trampa que intenta atraer a la gente para que ceda su libertad. Libertades esenciales. ¿Por qué decimos que estas libertades son las esenciales? El dilema moral. La libertad 2, la de distribuir copias del programa a los demás cuando quieras, es esencial por motivos éticos fundamentales: para poder vivir una vida ética dentro de una comunidad. Si usas un programa privativo sin la libertad de distribuir copias estás en peligro de caer, en cualquier momento, en un dilema moral. Cuando tu amigo te pide una copia del programa, tienes que elegir entre dos males: un mal es darle la copia y romper la licencia del programa; y otro mal es negarle una copia y cumplir con la licencia del programa. Frente a este dilema, deberías elegir el mal menor, que es darle una copia y romper la licencia del programa. Pero, ¿por qué decimos que este es el mal menor?. Porque si no puedes evitar hacerle mal a alguien, es mejor que se lo hagas a alguien que lo merece, a alguien que ha actuado mal. Podemos suponer que tu amigo es un buen amigo, un buen miembro de tu comunidad, y merece tu cooperación. Por contraste, el desarrollador del programa privativo habrá atacado deliberadamente la solidaridad social de tu comunidad. Si no puedes evitar hacerle mal a uno y otro, mejor que sea al desarrollador. Hacer el menor mal no es bueno. Nunca es bueno hacer un acuerdo y romperlo. Pero algunos acuerdos son malévolos y cumplir con ellos es peor que romperlos. Este es un ejemplo. Si le das una copia a tu amigo, ¿qué tendrá? Tendrá una copia no autorizada de un programa privativo, algo bastante malo. Casi tan malo como una copia autorizada. Lo que debes hacer es evitar caer en el dilema pero, ¿cómo? Puedes intentar no tener amigos (risas), pero es mejor rechazar el software privativo. Propaganda del enemigo. Hay que rechazar la propaganda del enemigo: por ejemplo, llamar piratas a los que ayudan a sus vecinos. Intentan equiparar el hecho de ayudar a tu prójimo con una persona que ataca barcos. Nada puede ser más falso, porque atacar barcos es algo malo, mientras que compartir con tu vecino es correcto. No debemos dejarnos arrastrar por la propaganda del enemigo. Cuando alguien me pregunta qué pienso de la piratería informática, yo respondo que la piratería es muy mala, pero que no se hace con computadoras, sino con armas. No tiene nada que ver con la informática. Control sobre tu informática. Las otras libertades esenciales se necesitan para mantener el control sobre tu informática. Necesitas la libertad de ejecutar el programa como quieras, desde luego. Pero ésta sólo es la libertad de hacer o no hacer lo que el código permite. Por eso no basta, y también necesitas la libertad de cambiar el código. Así decides tú, y no es el desarrollador quien decide por ti. Si no tienes esta libertad, el programa puede incorporar funcionalidades malintencionadas que ningún usuario es capaz de eliminar, como por ejemplo, la de vigilar o restringir al usuario, o incluso atacarle. Funcionalidades que no funcionan. Muchas empresas introducen funcionalidades para restringir al usuario. Es decir, incorporan la “funcionalidad de no funcionar”. Por ejemplo, hay programas que te dicen: “No quiero mostrarte el contenido de este archivo” o “No quiero permitirte copiar una parte de este archivo aunque esté en tu computadora”. Estos programas lo hacen porque no te aman. No están para servirte, sino que son tus guardianes de prisión. Entre estas empresas se encuentran Microsoft, Apple, Google, Adobe, Flash, Sony o Amazon. Producen dispositivos lectores de libros electrónicos cuyo propósito es negarnos las libertades tradicionales de los lectores:
  • la posibilidad de comprar un libro anónimamente pagando en efectivo
  • la libertad de pedir prestado un libro en la biblioteca pública
  • la libertad de vender el libro a una tienda de segunda mano
  • la libertad de prestarle el libro a tu amigo
  • la libertad de guardar el libro cuanto tiempo quieras para leerlo tantas veces como quieras y dejáselo a tus hijos
DRM. Restricción digital de contenidos. Todas estas libertades citadas están en peligro en el caso de los lectores de libros electrónicos. Estas funcionalidades se llaman DRM (Digital Restriction Management), y son conocidas como las "esposas digitales". Esta práctica ataca a la libertad del usuario a dos niveles:
  1. Su propósito es negarle la libertad en el uso de obras publicadas, porque esos lectores autorizados pierden los derechos legales tradicionales del lector
  2. Al mismo tiempo, atacan su libertad imponiendo el uso de software privativo incluso para el acceso permitido a la obra. Sólo se puede hacer con un programa privativo hecho con conocimientos del formato secreto de publicación. Y si algunos desarrolladores de software libre descubren el formato y desarrollan un programa libre para acceder a la obra, su distribución, en muchos países, es ilegal, porque sus gobiernos ceden a la presión de los EEUU o se dejan comprar por las empresas globales de media.
Stallman en la Fundación Rafael del Pino de Madrid Funcionalidades para atacar al usuario: las puertas traseras. Las funcionalidades que no funcionan son malas, pero existe una práctica mucho peor: las funcionalidades que atacan al usuario, también conocidas como puertas traseras. Microsoft Windows XP conoce la identidad del usuario y, cuando éste pide una actualización, realiza una actualización específica para él. Es decir, puede tomar el control de la máquina. Pero puede haber otras puertas traseras. Con Windows XP, el usuario tiene al menos la opción de desactivar la funcionalidad de actualizaciones. Puede ser peligroso en otros aspectos, pero al menos elimina el riesgo de ser atacado por Microsoft. Con Windows Vista, Microsoft ha eliminado esa opción. Puede imponer cambios de software en cualquier momento. Y Microsoft no es el único que actúa así. Mac0s 10 funciona de la misma manera. Apple y Microsoft no sólo pueden tomar el control de la máquina en cualquier momento, sino que siempre tienen el control. Es una situación insoportable, y debería ser un escándalo. Pero los usuarios, pensando que escaparse del poder de esas empresas es demasiado difícil, aprenden a aceptar lo que debería ser un escándalo. Acaban aceptando el poder absoluto de los desarrolladores de software privativo. No debemos aceptarlo. Hay una manera de escapar: el software libre. No todo el mundo sabe programar. No basta la libertad 1, la de cambiar libremente el software del programa, porque hay millones de usuarios que no saben programar. Ni siquiera basta para los programadores, porque hay mucho software libre, y nadie puede hacer personalmente todos los cambios que desea. Es demasiado trabajo para una persona. Para tener el control de nuestra informática tenemos que hacerlo juntos, colaborando. Y para eso necesitamos la libertad 3, la de publicar la versión cambiada para el uso de los demás. Así podemos colaborar mejorando y corrigiendo el programa, para que funcione como queremos. Con el software libre todos los usuarios reciben los beneficios de las cuatro libertades. Las empresas también pueden beneficiarse de la colaboración. Todos los usuarios pueden ejercer las libertades 0 y 2, la libertad de ejecutar el programa y la libertad de distribuir copias, porque no exigen saber programar. Las libertades 1 y 3, en cambio, sí exigen saber programar. Cuando los programadores realizan este trabajo, todo el mundo puede instalar, si quiere, las versiones modificadas. Por lo tanto, todo el mundo recibe los beneficios de vivir en una sociedad libre donde todos los usuario tienen estas libertades, también las empresas. La mayoría de las empresas no saben programar. No programan porque ese no es su negocio, pero usan computadoras para hacer otras cosas. Cuando estas empresas -pongamos que representan a 100.000 usuarios- desean realizar un cambio en un programa de software libre, pueden aprovechar las 4 libertades para hacerlo. Pueden ponerse en contacto y fundar una organización con el propósito de hacer este cambio. Cada miembro de la organización deberá pagar su cuota, de forma que la organización tenga dinero para emplear a alguien que haga la modificación solicitada. Si es un cambio de tamaño medio, quizás necesite un mes de trabajo de un buen programador, y puede costar 10.000 euros. Cada miembro tendrá que pagar la cuota de 10 euros. Y así la organización será capaz de sufragar ese cambio. Antes de elegir a la persona que realizará la modificación, tendrá que preguntar por sus habilidades y su curriculum a varios programadores. Esto nos demuestra que el software libre conlleva un mercado libre para todos los tipos de soporte y servicio. Esclavo del proveedor. Por contraste, el software privativo normalmente es un monopolio en el que sólo el desarrollador tiene el código fuente, y sólo él puede hacer los cambios. Si el usuario desea un cambio tiene que rogarle al desarrollador: "Oh desarrollador omnipotente, haga este cambio por mí." Algunos desarrolladores le responderán: "Páguenos y podrá explicarnos su problema". Y si el usuario lo hace, el desarrollador le dirá: "Muchas gracias, en 6 meses habrá una actualización. Cómprela y podrá comprobar si hemos corregido su problema y, además, verá qué nuevos problemas le hemos proporcionado". Un mercado libre. Con el software libre es totalmente distinto. Quienquiera que posea una copia puede estudiar el código fuente y ofrecer su soporte. Es un mercado libre y de acceso bastante fácil. Por lo tanto, todas las empresas y agencias que dicen que necesitan un buen soporte, y que aseguran que el mercado libre proporciona mejores productos y servicios, racionalmente deben decidir usar sólo software libre. No deben tolerar el soporte privativo. Desarrollo democrático. Las 4 libertades, conjuntamente, nos proporcionan la democracia. Porque un programa libre se desarrolla democráticamente bajo el control de sus usuarios. Cada uno puede participar en la decisión social del futuro del programa, que no es sino la suma de las decisiones individuales de qué hacer con el programa. Cada uno puede desarrollar el programa o pagar a otro para que lo haga; cada uno puede decidir usar esta versión o esta otra, o ninguna. Así, el programa progresa. Por contraste, un programa privativo se desarrolla bajo la dictadura de su desarrollador, y funciona como instrumento para imponer el poder del desarrollador al usuario. Por eso hay tantas funcionalidades malintencionadas en los programas privativos, porque el desarrollador tiene poder sobre los usuarios, que no pueden hacer nada. En el software libre nadie tiene poder sobre nadie. Teóricamente uno sí puede introducir una funcionalidad malintencionada, pero otro puede cortarla, porque el desarrollador no tiene el poder de imponerla. Y cuando otros, leyendo el código fuente, descubren la funcionalidad malintencionada, seguro que la cortan y publican su versión mejorada diciendo: “mira lo que he descubierto en este programa”. Habrá un escándalo y el desarrollador culpable perderá su reputación. Sin embargo, cuando los desarrolladores introducen funcionalidades malintencionadas en los programas privativos, frecuentemente no se descubren. Incluso cuando se descubre, no se produce demasiado escándalo, porque los usuarios se sienten impotentes y han aprendido a aceptar cualquier tipo de maltrato, como se ve entre los usuarios de Windows y de Mac 0s. No prestan atención, porque prestarle atención al tema produce sentimientos desagradables. A un lado está la libertad individual, la solidaridad social y la demoracia; al otro lado está la dictadura de los desarrolladores de software privativo. Es obvio que la sociedad debe exigir que el software sea libre. ¿Open Source? Hoy en día, es muy fácil conseguir una versión del sistema GNU Linux, instalarla y no tener libertad completa ni siquiera en el software de tu máquina, porque acabas instalando algunos programas privativos sin saberlo o sin prestar atención. Esas distribuciones no prestan atención a la libertad. Ni siquieran se autodenominan Software Libre. Utilizan el término código abierto o Open Source para no hablar de la libertad. Para no plantear temas éticos. Ellos prefieren plantear solo temas prácticos, porque no quieren criticar a nadie ni a ninguna práctica comercial.
Para mí, la libertad y la democracia son principales y el comercio es algo secundario que debemos hacer dentro de los límites éticos. Pero ellos prefieren olvidar los límites éticos para poder ganar más dinero. Por eso no hablan de la libertad y de la solidaridad social. No dicen que un programa privativo te priva de la libertad. Prefieren usar otros términos para distraer la atención muy lejos de esta reflexión.
Valorar la libertad. La mera existencia del software libre no basta para establecer la libertad en la sociedad. Hay que educar a la gente para que aprenda a valorar su libertad, porque la libertad está frecuentemente amenazada. Es la lección de la historia. Y sin defenderla se pierde, tal y como ha sucedido con derechos fundamentales en los Estados Unidos. Distribuir software libre no garantiza un futuro libre para la comunidad de usuarios de GNU Linux. Hay que enseñarles a valorar su libertad. A saber por qué hay que rechazar el software privativo. Sólo así podrán mantener su libertad.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Imagen de jorgemaestre
jorgemaestre
Parece que hay un adepto más ;-)
Imagen de Carles
Carles
Stallman defiende su discurso exactamente con las mismas palabras allá dónde va. De hecho, estoy haciendo un resumen de una charla que hizo en la Autonoma de Barcelona, y parece que sea este mismo... Saludos
Imagen de Reparacion Ordenador Sabadell
Reparacion Orde...
Es interensante. Pienso como vosotros, una pena que no fuera más extenso, pero ya se sabe si lo bueno es breve, dos veces bueno.
Imagen de web design
web design
Thank you for this, Es interensante.
Imagen de gerson
gerson
En Venezuela al igual que en ecuador se han venido aplicando Políticas Publicas con base en las 4 libertades . Sin embargo mas que la experiencia de uso, se debe crear una nueva conciencia social que tenga como elemento básico los procesos de aprendizaje, sustentados en la pedagogía y la didáctica, ya que la mercantilizacion se sobre pone y desvirtúa el carácter educativo de la Política.
Imagen de gerson
gerson
En Venezuela al igual que en ecuador se han venido aplicando Políticas Publicas con base en las 4 libertades . Sin embargo mas que la experiencia de uso, se debe crear una nueva conciencia social que tenga como elemento básico los procesos de aprendizaje, sustentados en la pedagogía y la didáctica, ya que la mercantilizacion se sobre pone y desvirtúa el carácter educativo de la Política.
Imagen de gerson
gerson
En Venezuela al igual que en ecuador se han venido aplicando Políticas Publicas con base en las 4 libertades . Sin embargo mas que la experiencia de uso, se debe crear una nueva conciencia social que tenga como elemento básico los procesos de aprendizaje, sustentados en la pedagogía y la didáctica, ya que la mercantilizacion se sobre pone y desvirtúa el carácter educativo de la Política.
Imagen de Rodolfo Talamante
Rodolfo Talamante
Saludos! Buen trabajo y te felicito por la manera limpia y sencilla en que transcribes las palabras del Sr. Stellman. Hay que promover estas ideas hasta el cansancio o hasta donde seamos capaces de llegar con ellas. Felicidades y ¡animo!
Imagen de luci
luci
es muy largo no puedo leer

Artículos relacionados

Nuestra revista

View my Flipboard Magazine